Dios santo, Padre de los creyentes
en el reparto de la gracia de adopción, 
tú multiplicas sobre toda la tierra 
los hijos de tu promesa;
por el misterio pascual, tú haces de tu siervo Abraham,
como lo habías prometido,
el padre de todas las naciones (Génesis 12:3). 
Recuerda a tu pueblo
cómo responder a esa llamada.
Por Jesucristo nuestro Señor.

Ahora de nuevo, Señor,
vemos brillar tus maravillas como en otro tiempo:
Mientras que antiguamente manifestabas tu poder
liberando un solo pueblo de la persecución de los Egipcios,
tu aseguras en lo sucesivo la salvación de todas las naciones
y los haces renacer a través de las aguas bautismales.
Haz que los hombres del mundo entero
lleguen a ser hijos de Abraham
y alcancen la dignidad de tus hijos.
Por Jesucristo nuestro Señor.


Dios que no cesas de engrandecer a tu Iglesia
llamando a hombres que están lejos de ti,
dígnate guardar bajo tu protección
a aquellos que tu purificas en las aguas del bautismo.
Por Jesucristo nuestro Señor.

Señor Dios nuestro,
poder inalterable y luz sin ocaso,
mira con bondad
el sacramento maravilloso de la Iglesia entera.
Como lo has previsto desde toda la eternidad,
mantén en la paz
la obra de salvación de los hombres.

Que el mundo entero reconozca la maravilla:
aquello que fue abatido ha resucitado
aquello que se quedó antiguo se ha renovado,
y todo recobra su primera integridad
en Aquel que es el principio de todo,
Jesucristo, tu Hijo y Señor nuestro.
Él que reina por los siglos de los siglos. 

2 comentarios :

Publicar un comentario

Agradecemos su comentario para seguir trabajando en el medio.

"El amor compasivo de Cristo es lo que nos da la libertad y la felicidad verdaderas."

Mundo Digital

"Una pastoral en el mundo digital debe tener en cuenta también a quienes no creen, pero llevan en el corazón los deseos de absoluto y de verdades perennes... El profeta Isaías llegó a imaginar una casa de oración para todos los pueblos, quizá sea posible abrir en la red un espacio como el "Patio de los Gentiles" del Templo de Jerusalén también a aquéllos para quienes Dios sigue siendo desconocido"