Justo juez de mi Señor Jesucristo,
Hijo de la Virgen María; Guárdame por
 esta noche y mañana en todo el día,
que mi cuerpo no sea preso, ni mi
sangre sea vertida, las armas de mis
enemigos sean vencidas y las armas 
mías sean guarnecidas, a mis
enemigos veo venir, la sangre
de Cristo me la quieren pedir, yo no
se la quiero dar. Alabado sea
el Santísimo Sacramento del Altar.
todos mis enemigos, los que mis 
pasos me siguieren con dos los veo,
con tres los ato, con el Padre con 
el Hijo y con el Espíritu Santo.
Que vengan mis enemigos tan
mansos a mis pies como vino
Jesucristo a las manos de Pilatos.

2 comentarios :

  1. miguel jimenez17/11/11 4:46 p. m.

    Es muy buena y muy esfectiva su oracion le rezare todos los dias, por que esta oración me ha servido de mucho. saludos desde campeche!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, Miguel Jimenez. Siempre seras Bienvenido. Gracias

      Eliminar

Agradecemos su comentario para seguir trabajando en el medio.

"El amor compasivo de Cristo es lo que nos da la libertad y la felicidad verdaderas."

Mundo Digital

"Una pastoral en el mundo digital debe tener en cuenta también a quienes no creen, pero llevan en el corazón los deseos de absoluto y de verdades perennes... El profeta Isaías llegó a imaginar una casa de oración para todos los pueblos, quizá sea posible abrir en la red un espacio como el "Patio de los Gentiles" del Templo de Jerusalén también a aquéllos para quienes Dios sigue siendo desconocido"